domingo, 20 de octubre de 2019

Niño Yuki

Un niño es siempre un ser especial, por su espontaneidad, no solo de carácter, también corporal. Se halla todavía a poca distancia del bebé que rebosa puro instinto, sensibilidad. El trato con el bebé es también intuitivo, instintivo, sensible; el conocimiento es secundario.

El trato, sin embargo, comienza en la gestación. Puede incluso tomar la forma de diálogo, sea con palabras pronunciadas por los padres, sobre todo la madre, o a través de sentimientos. El niño reacciona con patadas a algo que hace la madre o el padre y que le incomoda o irrita.

¿Eres niño o niña? Se le podría preguntar. De alguna manera responderá, puede que también dando patadas..., o se le puede pedir que se dé la vuelta si viene de nalgas. Estas cosas quedan fuera de la lógica de nuestro tiempo, pero pueden ocurrir si el instinto y sensibilidad de los padres está lo suficiente desarrollado. No suele ser así, no obstante.

La sensibilidad se manifiesta en cosas tan sencillas y espontáneas como el Yuki. Es natural por encima de todo. Consiste en espirar por las manos, no literalmente, sino usando la imaginación, la cual mueve montañas, es decir, el Ki o fuerza vital. Sin pretensión alguna; es un “no hacer” difícil de comprender y aceptar. Se practica sobre uno mismo, otra persona, animal, planta, etc. Pero ha de ser tan espontáneo como el que surgiría de un niño o no es útil.

Entre los padres y el niño, con el yuki se crea una especie de comprensión antes de nacer que se mantendrá después. Y puede el niño ser delicadamente especial con el yuki, de manera que si se hace sobre la barriga de la madre el niño que nazca será aún más especial que de ordinario.

Su sensibilidad es asimismo especial, pasa rápido y fácilmente las indisposiciones infantiles (propias del desarrollo natural del niño) y posee enorme resistencia a los daños medioambientales. Es especialmente intuitivo e inteligente, de modo que puede dejar a los mayores asombrados por sus preguntas o respuestas. Igualmente asombra su quietud.

Uno de ellos ha venido a mi dojo para hacer yuki y el movimiento regenerador. Ha sido por su propia iniciativa, algo increíble en un niño de ocho años. El padre le hizo yuki regularmente cuando estaba en el vientre de su madre y también durante su etapa de bebé.



Podría ser un “niño yuki”, una expresión originaria de Itsuo Tsuda. Es decir, un niño tan natural que en este sentido equivaldría al “niño prodigio”. Un niño así o un adulto seitaizado, es decir, sensibilizado de pies a cabeza, difiere bastante del individuo medio insensible, de cuerpo rígido y falto de reacción funcional. El niño es, pues, un ser sensible.
Los animales, los árboles y las plantas son también “seres sensibles”; el afecto que se les tiene y los cuidados con corazón que se les prodiga hace que mejoren su aspecto, que crezcan con más energía, etc. Incluso el agua es sensible el trato que se le da. Si un perro gruñe y se le hace yuki en la cabeza, a cierta distancia sin tocarlo, se sentirá inmovilizado.

El niño en cuestión me dejó sorprendido, primero porque estaba atento a todo lo que se decía y hacía. Y cuando estaba contando un cuento Zen, cosa que suelo hacer a menudo, se anticipó al desenlace dando una respuesta que dejó asombrados a los presentes.

Las personas mayores deberían evitar alterar el movimiento biológico del bebé con zarandeos, baños destemplados, falta de atención, etc., y en cambio desarrollar la sensibilidad a un punto que favorezca que el niño crezca lo más natural posible. Además, saber poner en práctica cosas igual de sencillas que el yuki, pero que suelen pasar desapercibidas.

Si, por ejemplo, un bebé se encuentra bien, al cogerlo se sentirá pesado por estar relajado. En cambio, si se siente ligero es señal de que algo va mal porque está tenso. Esto nos ocurre también a los adultos, pero es difícil que un niño nos coja en brazos.

El niño yuki es lo que un niño debería de ser. También el hombre, la mujer, adultos. Pero es preciso franquear las formas limitadas de ver las cosas. Mucha gente mira, pero pocas personas ven lo que está delante de sí mismas. Por esa razón, mientras un niño es capaz de sentir curiosidad por el yuki y otras cosas, la mayoría de los adultos no. Peor para ellos.

Artículo inspirado en el libro que publicaré en muy breve.

Libros relacionados: Katsugen Undo, la práctica que restablece la salud y la serenidad/Entrevista con el cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario