domingo, 24 de abril de 2022

Un punto Seitai especial

Tsiou Tchre es un punto perteneciente al meridiano del intestino grueso, de acuerdo con la MTC, Medicina Tradicional China o Kanpô en su forma japonesa; es el punto once o IG 11. Está localizado en la extremidad externa del pliegue del codo completamente flexionado, en su cara dorsal, en un hueco.

Se utiliza en afecciones como neuralgias de brazo, escápula, contractura en codos, forunculosis, eczema, etc. Sin embargo, lo que interesa ahora es su uso desde el punto de vista Seitai, como punto homeostático y antihistamínico, en relación a picaduras de insectos, tal como abejas o avispas, rozaduras con ortigas, etc. 


Personalmente he tenido la ocasión de experimentarlo varias veces con avispas y abejas, pero también con una medusa en la playa, y cuando cogí unas ortigas por error. En el caso de la medusa complementé con Yuki o espiración concentrada, la cual consiste en visualizar que el aire se exhala por las palmas de las manos, ambas a la vez, aplicadas sobre un área del cuerpo.

Si se estimula, los leucocitos se movilizan; ante una picadura la inflamación se detiene. Se presiona con el dedo pulgar durante cada espiración, relajando la presión en la inspiración. Se estimula tan solo tres veces, y el dedo se retira con rapidez tras la última espiración. Mejor si se estimula el punto en ambos brazos.


Puede ser útil también estimular el punto de este modo estando acatarrados, al hacernos una herida, o en situaciones en que se inicia cualquier afección, en primeros auxilios y reanimación, Kuatsu, por su capacidad homeostática.  

Existen otros puntos para reanimación en caso de síncope o desmayo, incluso en situaciones más críticas, como el Choe Keu o punto 26 del llamado vaso gobernador, situado en el surco naso labial, en un hueco. O el Iong Tsiuann o punto 1 del canal del riñón, situado en la planta del pie, en un hueco al flexionar los dedos. 


En el primero se mantiene una presión, en el segundo es conveniente golpear con el puño rítmicamente, solo en el pie izquierdo. 

Para practicantes del movimiento regenerador o Katsugen Undo, ante cualquier eventualidad es conveniente hacerlo debido a su actividad extrapiramidal reguladora, y a que así el cuerpo elimina con rapidez elementos nocivos. 

Si eres de la zona del Konjo Hagi Dôjô puedes asistir a prácticas regulares, puedes escribirme aquí: tonijodarhagi@gmail.com 

También en breve se anunciará un curso introductorio para personas interesadas.

Temas relacionados: Katsugen Undo práctica, El catarro en el Seitai, su naturalezadesconocida, Katsugen Undo la práctica que restablece la salud y la serenidad.

sábado, 26 de marzo de 2022

Ki negativo, Zyaki, y puntos de tensión

Eventualmente estamos expuestos a personas y situaciones consideradas enemigas; sin duda, negativas, dañinas, surgiendo la necesidad de combatirlas. ¿Y estamos seguros de qué o quién es el enemigo? Ir contra el blanco equivocado es ir contra uno mismo, más, en épocas, donde el caos encadena inexorablemente al ser humano.

Si, por ejemplo, nos enfadamos con una persona, ¿es esa persona la que nos causa malestar? ¿Es ella el enemigo a combatir? No, es el Zyaki creado por uno mismo durante el enfado. Es energía o ki NEGATIVO, el cual se crea en medio de la TENSIÓN, siendo bastante para sentir falta de ánimo, ansiedad u otras emociones perniciosas.

Cuando la energía vital se excede y bloquea se crean tensiones que no todas se eliminan descansando. Si se alcanza el punto máximo de tensión uno se rompe. La comparación no es exagerada teniendo en cuenta que el cuerpo está sometido por la mente. Entonces, la energía se parte en dos, por así decirlo, la del cuerpo y la de la mente, formando antes puntos de excesiva tensión, como el plexo solar. 

 
Es una situación crítica en la que se facilitan los desequilibrios orgánicos y reacciones más o menos negativas o violentas. Uno enferma de forma innatural, es decir, violenta, o padece crisis de ansiedad o depresión, se tienen pensamientos de odio o incluso tal vez de suicidio, en un extremo, o peor, pensamientos o sentimientos homicidas.

En la enfermedad la energía se halla también dividida en dos, la de la mente y la del cuerpo, y eso crea un punto de tensión límite. En todos los casos, la mente se halla dividida entre lo que se desea y rechaza. ¿Y acaso no es lícito hacer justicia cuando alguien nos violenta u obstaculiza la vida tranquila? Desde luego que sí, siempre que NO cree uno Zyaki para sí mismo; sí, en cambio para el agresor, dejando que sea él quien genere su propio Zyaki. 

Hace ya quince años que aprendí esta lección. Conduciendo, cambié de carril y en ese instante escuché el claxon de un vehículo que venía descontrolado. Estaba a suficiente distancia de mí, pero a su ocupante le exasperó que me colocase por delante. Y como yo iba despacio se encolerizó, haciendo sonar el claxon por espacio de unos trescientos metros, gesticulando y asomándose de vez en cuando por la ventanilla.

Paramos en un semáforo en rojo, él, justo a mi nivel en el carril de al lado. Me amenazó con palabrotas abriendo las ventanillas y hasta se asomó por una ventanilla golpeando la puerta. Llegó a levantar un puño en alto y hacer el gesto de cortarme el cuello. ¿Y qué hice yo?

No le seguí la corriente, no le respondí, yo miraba al frente como si nada ocurriese. Él abrió la puerta, seguramente para acercarse y agredirme, pero en ese momento el semáforo se puso en verde y continué mi camino.Enfurecido, aquel conductor salió en mi persecución derrapando, pero cuando llegó a mi altura pude ver que la policía lo paraba.  

¿Una cuestión de Karma? No lo sé, por un lado NO me permití el Zyaki. Por otro, con mi calma favorecí que esa persona creara el suyo propio. Fue un desquite espiritual, resultado de la no resistencia que había aprendido del Aikido de Morihei Ueshiba; me había vuelto “agua” a sabiendas de que lo suave vence a lo rígido.

Conseguir algo así, no obstante, no es tarea fácil, hace falta práctica y esfuerzo. Y la actitud es la misma cuando uno se encuentra mental o físicamente mal por cualquier causa. O todo lo que ocurra habría que considerarlo como aquel sujeto del semáforo. Nada de tensiones.

Otra cuestión es si tenemos que callar siempre de forma sumisa. Uno puede callar, pero no por sumisión. A veces, es necesario poner los puntos sobre las íes, decir lo que hay que decir, pero esta es la clave, se calle o se discuta: sin contenido emocional. Es decir, sin crear Zyaki. Me viene a la memoria que cuando el maestro Ueshiba se enfadaba decía, con una gran sonrisa, que habían sido los dioses furibundos. NO se enfadaba por dentro.

El ser humano, al erguirse, como compensación, posee un centro de gravedad y equilibrio situado en el bajo vientre. Este punto actúa como una caja distribuidora, como las que hay en las viviendas. Eso favorece la repartición equilibrada de energía por todo el cuerpo. Pero el cuerpo tiene que eliminar siempre los excesos de energía y los puntos de tensión.

Los catarros, la diarrea, hacen de basureros a condición de que el cuerpo esté bien despierto. Si no lo está (es lo más frecuente) se puede recurrir a medios como la práctica del movimiento regenerador o Katsugen Undo, el cual no es más que el refuerzo de la actividad natural del organismo. Pero antes, el plexo solar ha de relajarse (lo que debería hacerse en cualquier circunstancia de tensión, también para ayudar en el transcurso del catarro):

Se inspira y se espira lentamente por la boca presionando en el plexo con los dedos: índice, corazón y anular, al mismo tiempo que se inclina el tronco hacia delante lo más posible. Se sienta uno en la postura tradicional japonesa, seiza, sentados sobre los talones, aunque también puede hacerse en una silla e incluso de pie si resulta difícil. El plexo se relaja y se elimina ki negativo que se acumula, endureciéndolo.


Por último, contaré un sueño que tuve. Me encontraba en un bosque y los árboles empezaron a decirme que aprendiera a evitar o controlar el Zyaki. “¿Qué puedo hacer?”, les pregunté, y me respondieron que lo mismo que ellos. Lo capté sin que interviniera mi diálogo interno y sí derramando lágrimas de alegría. El que parecía más anciano dijo: “Esas lágrimas, si perdurasen, podrían llevarte al Nirvana”. Nada fácil, desde luego, pero bajos los pies está el camino.

Nota: este sueño lo transcribo de mi libro autobiográfico.

Temas relacionados:

Artículos: Zen sobre ruedas  Contraer, relajar   El hara y la estabilidad 

Libros: “Katsugen Undo, la práctica querestablece la salud y la serenidad”, “Tenshin, la quintaesencia del Seitai”, “Taiheki,el dilema del comportamiento humano y el exceso de energía”, “El catarro en el Seitai, su naturaleza desconocida", "La táctica sin táctica, la quintaesencia de las artes marciales"